Entradas

Lo bueno de ser cristiano (IV): "No fight, no life", hasta en verano . (O en latín, que queda siempre mejor: "Semper adde, semper ambula, semper profice")

Venía un servidor de ustedes de tomar un tremendo café con hielo con un amigo en un paraje absolutamente deseable (y caro) cuando, en plena calle, un hombre le ha deslumbrado con su camiseta. La foto es de internet: la original era negra. No me ha dado para pararme y tomarle un retrato.  "No fight, no life". Sin lucha no hay vida.  Es un lema muy propio para un gimnasio, cosa de la que de hecho se trata. El que no pelea, no mejora. El que se rinde a la primera, nada de nada.  El refranero popular castellano contiene miles de frasecillas del estilo: "Lo que vale cuesta", etc. Ahora que estamos en plena Eurocopa, Wimbledon y Tour de Francia, va la cosa que ni pintada. Porque es una camisa para hacer deporte, sí. Pero el salto a la vida extradeportiva es bastante obvio. Quizás diría mejor ultradeportiva: más allá de lo deportivo. Pero lo que realmente sería una expresión acertado es hablar de la mentalidad deportiva aplicada a la vida. A todo: a tu trabajo, a la mejora

"Un momento, cariño: estoy hablando"

Diversión o plenitud. ¿Quién quiere tristes a los adolescentes? (Spoiler: nadie, pero muchos lo están)

De mascarillas... y máscaras (y más cosas y personas)

La importancia de desanimarse (cuanto antes)

El COVID y ¿las falsas dicotomías?

Ofendiditos, enteraos: de la revolución -ni más ni menos- va la cosa (El juicio a los siete de Chicago)

¿"Héroes" o "Us Again"? Buscando la juventud duradera (la que da el amor)

¿Ver para creer? Pascua de Resurrección

La educación imperfecta: fruto y éxito

Cuatro beneficios de leer