Entradas

Vive y haz vivir

Frente al contundente "Vive y deja vivir" de Schiller —ese genio alemán que, paradójicamente, vivió solamente 45 años— encontramos el igual de conmovedor "Vive y haz vivir" que vi en una bolsa de compra de una señora.  El origen de las dos frases ya tiene su qué. Y lo mismo ocurre con la finalidad. Vamos a decir cuatro obviedades, por si ayudan a alguien.  El "vive y deja vivir" suele usarse para pararle los pies a quien se mete donde uno considera que no debe meterse. Al que te censura sin tu permiso, "vive y deja vivir". Al que se preocupa en exceso por la moralidad de sus actos, "vive y deja vivir". Al que pretende imponer (¡así: imponer!) un criterio ético o del tipo que sea. No en vano Schiller estuvo a caballo del final del despotismo y los inicios de la revolución por la revolución en nombre de la libertad absoluta. En cuanto al origen del "vive y haz vivir", se trata de una campaña de donación de sangre. Ni más ni meno

Escribir con el borrador (corregirse para avanzar)

"Nobody" y lo masculino (el hombre posmoderno en crisis continua)

Lecciones olímpicas XIII: David Valero o el sacrificio, el trabajo y la honestidad tras una remontada épica dedicada a su familia

Lo bueno de ser cristiano (IV): "No fight, no life", hasta en verano . (O en latín, que queda siempre mejor: "Semper adde, semper ambula, semper profice")

"Un momento, cariño: estoy hablando"

Diversión o plenitud. ¿Quién quiere tristes a los adolescentes? (Spoiler: nadie, pero muchos lo están)

De mascarillas... y máscaras (y más cosas y personas)

La importancia de desanimarse (cuanto antes)

El COVID y ¿las falsas dicotomías?

Ofendiditos, enteraos: de la revolución -ni más ni menos- va la cosa (El juicio a los siete de Chicago)

¿"Héroes" o "Us Again"? Buscando la juventud duradera (la que da el amor)

¿Ver para creer? Pascua de Resurrección