Entradas

Escribir con el borrador (corregirse para avanzar)

Así quedó la pizarra un día del año pasado, al final (valga la redundancia) de un final. Diría que el de Historia de la Filosofía. No tenía tizas y había escrito con el borrador.  Vamos a ver si podemos todavía decir algo de esta bonita paradoja: escribir con el borrador .  Lo primero, y quizás menos importante, es sobre lo que quedó escrito. El 4-7-8 es un método de respiración para tranquilizarse: inspiras 4 segundos, mantienes el aire otros 7, y lo sacas en 8. El latido del corazón se ralentiza y se nota uno más calmado. Más o menos, que la cosa no es instantánea. Y, entonces, con la calma, vuelven los conceptos a tu cabeza... si los habías metido. Lo cual me lleva, sencillamente, a hablar de la calma , y de que conviene intentar no perderla ante los errores, propios o ajenos. Y recuperarla cuanto antes. La experiencia de tanta historia dice que la mayoría de las cosas que nos ocurre no son para tanto... y pasan pronto, sean para bien o mal.  En segundo lugar, el tema central: convi

"Nobody" y lo masculino (el hombre posmoderno en crisis continua)

Lecciones olímpicas XIII: David Valero o el sacrificio, el trabajo y la honestidad tras una remontada épica dedicada a su familia

Lo bueno de ser cristiano (IV): "No fight, no life", hasta en verano . (O en latín, que queda siempre mejor: "Semper adde, semper ambula, semper profice")

"Un momento, cariño: estoy hablando"

Diversión o plenitud. ¿Quién quiere tristes a los adolescentes? (Spoiler: nadie, pero muchos lo están)

De mascarillas... y máscaras (y más cosas y personas)

La importancia de desanimarse (cuanto antes)

El COVID y ¿las falsas dicotomías?

Ofendiditos, enteraos: de la revolución -ni más ni menos- va la cosa (El juicio a los siete de Chicago)

¿"Héroes" o "Us Again"? Buscando la juventud duradera (la que da el amor)

¿Ver para creer? Pascua de Resurrección