Entradas

Menos espejos y más retrovisores ("¡Miradme, malditos!")

Whatsapp, Instagram y San Juan Evangelista (?!)